“Hay un rap constructivo y esperanzador”

Arianna Puello no necessita gaire presentació a Salt. Ha estat vinculada al nostre poble des que va decidir agafar el micròfon. Des d’aleshores ha viscut un intens recorregut ple de gires, discos i altres projectes. El passat novembre va presentar el seu cinquè disc, Kombate o muere. Hem tingut l’oportunitat de mantenir una distesa xerrada amb ella.

Text: Luciana Glogowski
Fotos: ® Ari Puello

L’ENTREVISTA

Quan vas arribar a Salt?

Cuando hacen biografías mías me ubican directamente en Salt, pero en realidad no llegué de Santo Domingo a Girona, primero viví en Terrassa. A Sant Narcís (Girona) llegué en verano del 1993.

Todo el movimiento hip-hopero del momento, las fiestas, las jam… todo se movía en Salt: entre el local, la Maret. Fue en el local de Salt donde por primera vez decidí coger el micro. Eso lo dije en una entrevista y a partir de ahí me definen como una rapera de Salt hasta en la Wikipedia. Y tanto no se equivocaban, he acabado en Salt y siempre me he movido por Salt. Yo me iba desde Sant Narcís a la Maret o hasta los rascacielos andando con el Quique, el Nomah y toda la peña. No teníamos ni coche ni motos, pero teníamos las patas que pa’ eso Dios nos las puso.

Els teus orígens musicals estan relacionats amb el local de Salt: Geronación, el Bano…?

Sí, claro. Yo en Terrassa ya escuchaba rap con mi hermano que hacía beat-box y mi primo que tenía contacto en NY y le llegaban los vinilos. Pero yo no era activa. Fue aquí donde vi los grupos de rap que había, los colectivos de graffiti, de break… y dije: esta es mi movida y yo quiero formar parte de ella. Y me hice activa, con la Hermandad latina junto a Bano… Así que “Salt city es el sitio”.

 

Amb quina edat vas marxar de República Dominicana?

En el 86, con 8 años llegué aquí y hasta hoy. O sea que soy más de aquí que dominicana. Aunque hay algo en mí que me corre por las venas, esa vena dominicana que no me la puedo, ni quiero, quitar. Cuando la gente me pregunta les digo: soy dominicana, soy española, soy catalana, soy africana… Soy ciudadana del mundo. Mucha gente duda de mi origen, me han hecho de Madrid, puertorriqueña… Al final siento que tengo la mente aquí y el corazón en República Dominicana. Me considero tanto de un sitio como del otro.

 

“Girar” tant t’ha fet replantejar-te coses?

Descubrir culturas y gente me hace llegar a la conclusión de que me encantaría no ser de ningún sitio. Si pudiera y si tuviera los recursos viviría un año en cada país. Me daría la vuelta al mundo. Al fin y al cabo cuando uno se muere sólo se lleva las experiencias. Tengo suerte de poder conocer y viajar por mi trabajo. Darme cuenta que no debería haber ese racismo, esa discriminación, que hay gente buena y mala en todas partes…

 

Has tingut problemes per comunicar-te quan viatges?

Qué va! Ni en Brasil, ni en Egipto, aunque no hable el idioma… Al fin y al cabo, lo que a mí me une con la gente que he conocido a lo largo de los caminos es la música, y ese sí es un idioma universal, y no necesitas nada más. Yo estoy muy agradecida a la vida porque me ha dado una oportunidad muy guapa, aunque yo no sea una mega estrella y no me haya ganado ningún Grammy, lo que yo estoy viviendo no tiene precio.

 

No seràs una megaestrella, però ets la cantant més internacional de Salt. És un fet, i ja tens cinc discos… tens els teus mèrits.

Sí, que si la primera mujer rapera que saca discos, que si una de las dominicanas más reconocidas mundialmente. Eso me lo decían el otro día en la embajada dominicana y buff!!, nunca me lo había planteado…

 

I actriu, també.

Sí, ya he hecho muchas cosas como actriz. Ahora lo último en lo que estoy trabajando es en un corto con producción estadounidense.

 

T’agrada la teva faceta d’actriu?

Sí, me mola mogollón, pero esporádicamente. Me ofrecieron hacer una teleserie con Concha Velasco y dije que no. No quería atarme, era algo mucho más esclavo que la música. La música es pura expresión, puro trabajo de uno. En la tele es todo muy estructurado, te dicen cuando y cómo tienes que hacer las cosas. De vez en cuando un papelillo en un corto o una peli, sí que me motiva. Pero ya hablar de series, que te marca horarios, días de rodaje, viajes constantes a Madrid… no. Ahora pienso: qué hubiera sido de mí si lo hubiera aceptado! Hubiera acabado viviendo en Madrid lo más seguro.

 

T’aclapara la fama?

A veces me entra vértigo porque veo lo que mis temas provocan en la gente. Cuando me siento a escribir un tema estoy en mi burbuja, y luego ver cómo esos temas han ayudado a gente a superar un momento difícil o a plantearse grandes decisiones en la vida… pues ufff!!! Eso me queda muy grande.

En el facebook no para de escribirme gente que me dice esas cosas y yo hasta me mareo cuando leo esos mensajes, jejeje!!

 

Sents pressió?

Sí, por lo cruel que es este mundo de la música, porque de la misma manera que te adoran, te hunden en la mierda y ahí te has quedado. En definitiva, el que decide si te quedas ahí arriba o no es el público. La responsabilidad de hacerlo bien, para que guste, es lo que más cosa me da. Yo sé que escribir y expresar, lo voy a seguir haciendo. Lo que no sé es cómo va a reaccionar la gente ante eso, ante mis cambios.

A més, ara Internet fa que qualsevol pugui dir immediatament el que sigui sobre allò que tu fas; com es porta aquesta exposició?

Sí, muchos frustrados aprovechan para faltar el respeto, insultar y denigrar a los artistas… Ha habido un cambio en la industria musical, y a nivel social en general, que es Internet. Los que hemos vivido el antes y el después, no todos lo vivimos igual. Hay colegas que ni siquiera miran lo que escriben sobre ellos. A mí no me gusta mirarlo, pero el Primo (Factor Primo és parella i actual productor d’Ari Puello) sí lo mira y a veces me lo enseña. En verdad la mayoría de gente que está ahí todo el día enganchada son chavales, el resto de la gente está buscándose las habichuelas por ahí.

Yo llevo 15 años en esto y no me habré forrado de pasta, pero aquí sigo, con mi quinto disco. Y si no he sacado más es porque en el fondo soy un poco “vaguilla”. No soy muy disciplinada, dependo mucho de la intuición. Además, no hago discos como churros, no soy como esa peña que tiene un equipo detrás, que reproducen una fórmula comercial y sacan un tema cada mes, con su video clip y todo, etc.

 

Diria que tens un compromís molt diferent amb la realitat.

Sí, yo soy compositora, soy rapera, quiero llegar a la gente, soy humilde. Es otro tipo de vida, no quiero nunca en la vida vivir lo que viven estas Beyoncé y compañía.

 

Recordo que m’explicaves que t’havien esbroncat a la discogràfica per no sortir prou maquillada en un videoclip.

Es verdad. Hay una tendencia, y todos para allá. Yo no lo soporto, eso. Aunque acabemos cayendo sí o sí. Como la moda, aunque no quieras, vas a comprar y terminas comprando moda. Musicalmente pasa lo mismo, cuando yo tenía 14 años, me sabía todos los temas de lo que ponían en la radio de los 40 principales. Hasta que empecé a decidir qué consumir. Yo no digo que sólo hay que escuchar rap. Hay mucha música buena, hay que escuchar de lo bueno lo mejor.

Hoy en día la música es pur

o mercado, lo único que miran al final de la emisión es el dinero. No están mirando si la música se hace con pasión, les da igual si hay talento o no… sólo imagen, y todas esas cosas que lo estropean todo.

Pero quedan muchos con cabeza, más de lo que la gente se cree, no hay que ser pesimista.

 

Què tal ha anat l’experiència de fer els últims vídeos a Salt amb la productora saltenca Takin’ to me?

Los dos o tres últimos vídeos que he hecho han sido en Girona y Salt, y me mola. Le hemos sacado mucho partido al barrio, en el último sale hasta la frutería de aquí de la esquina de los marroquíes (Fuiteria Drisi – Àngel Guimerà i Picasso) Sale la diversidad de Salt. Me encanta porque antes parecía que me tenía que ir a Madrid para hacer un videoclip. En nuestro barrio también se pueden hacer con calidad.

Con Talkin’ to me hacía tiempo que pensaba que tenía que hacer algo con ellos. Soy partidaria de potenciar los talentos de aquí, apoyar a los que están empezando y la gente que tiene ganas.

En aquest sentit, què me’n dius de l’escena hip hop a Salt i Girona en l’actualitat?

Está el Nomah escribiendo su disco, pero como además tiene que trabajar… porque vivir de esto es la excepción.

Hay mucha gente haciendo cosas, siempre ha sido así aquí, a pesar de ser un lugar pequeño. Raperos no faltan, están Lexa, Smity. Un chaval que se ha metido de lleno; es un chileno afincado en Girona, abhyzmal, Sate con imperial gtz, Manolo… Seguro que me dejo alguno.

Hay un par de grupos africanos que escuchamos en el Africa’t, pero no me acuerdo de sus nombres.

 

Pregunta gairebé obligada: què penses de la crisi de la indústria discogràfica?

Están pasando por un mal momento. Por un lado yo pienso que está bien que la música sea gratis para la gente. Pero hasta cierto punto. Si la gente deja de valorar la música y deja de contribuir, ya no hace tanta gracia. Claro que gracias a Internet tu disco puede llegar a todas partes, dar la vuelta al mundo. Pero la gente luego da por sentado que la música tiene que ser gratis. Y crear un disco vale dinero, tiempo y esfuerzo.

Yo personalmente lo tengo un poco mejor, porque me quedan los conciertos que son realmente de lo que he vivido siempre. Las ventas a mí no me han salvado la vida, sino los conciertos. Y espero que no llegue el día en que se acaben.

Por otro lado pienso que la industria discográfica se ha embolsillado un montonazo de dinero, han sido muy ladrones. El artista se ha llevado una mínima parte del pastel. Ahora que se jodan. Que se adapten a los tiempos. Tarde o temprano tenía que romperse la burbuja, como

 

Les noves tecnologies permeten que qualsevol es pugui gravar un disc a casa seva.

También tiene que adaptarse a eso. No sé bien a dónde va a ir a parar la cosa. Yo me dejo llevar. A algunas cosas me adapto. Hay crisis, se baja el cachet, el precio de los discos. Se busca la manera de volver a darle movimiento. Y los de la discográfica no deberían llorar tanto después de todas las barbaridades que han hecho.

 

En el teu darrer disc tornes a denunciar diferents situacions.

Sí, es como que pasó lo que se veía que iba a pasar y la gente sigue igual de dormida, pasiva. Yo soy de las que creo que un día la gente se va a cabrear tanto y va a decir: hasta aquí hemos llegado. Y la respuesta va a ser muy hardcore.

 

De la teva gira de l’any passat per Llatinoamèrica em va cridar molt l’atenció el que vas dir sobre Bolívia, que allà el rap era una manera de transformar el carrer en art.

Hay gente que lucha para que los chavales que están en la calle, en situación de supervivencia, desamparados… encuentren una salida en el hip hop. El hip hop es una manera de transformar el dolor, la oscuridad de la vida, en arte. En vez de coger un cuchillo, una pistola, y salir a pegar tiros, coges y escribes, y tu mente se transforma en filosofía y conviertes el reflejo de la calle en algo bonito, en cuentos, historias y uau! esto a mí me dejó de piedra. No solo rapean, tienen colectivos, son “reclutas”, acogen a los niños en sus talleres…

Porque existe un rap muy violento, el gangsta rap, ese rap que habla de pistolas y zorras, que escuchan muchos y que apoya la delincuencia. Pero también hay un rap constructivo y esperanzador, que ese es el rap que se está haciendo en Latinoamérica. Este es el rap que necesitan las calles para sus mejorías, no un rap gángster.

 

Com encaixa la maternitat en tot plegat?

Lo llevo bastante bien aunque es difícil conciliar. Además que tanto el primo (padre) como yo somos artistas. A veces nos ha tocado comernos grabaciones… con el niño, pero por suerte me ha tocado un niño muy bueno, que entiende. Aunque ahora dice que no le gusta el rap. Pa’ llevar la contraria. El rap le quita tiempo de estar con sus padres, es la competencia. Y nosotros tenemos pasión por el rap, no solo cuando curramos, también en nuestro tiempo libre estamos con la música 24/7.

Tengo la ayuda de mi madre, de la madre de primo, que cada verano se queda con ella en NY. Y eso ayuda porque son tres meses muy fuertes del año en cuanto a bolos se refiere. Aunque lo echo mucho de menos…

Si te organizas bien, todo es posible. Las mujeres tenemos esa capacidad. El fill de l’Ari irromp queixant-se: “habéis tardado mucho”.

 

I treballar amb la teva parella?

A veces cuesta separar la vida personal, de la laboral. Pero a la hora de trabajar hay que separar una cosa de la otra. Hay veces que hasta nos ha ayudado, porque hemos pasado de estar medio mosqueados a ponernos a grabar y olvidarnos de los malos rollos.

Me ha tocado ser muchas cosas: inmigrante, mujer… y eso hace que mucha gente se sienta identificada conmigo, soy un poco de cada uno de vosotros.

 

Això sembla bo per a una artista.

Tú lo has dicho.

(entrevista realitzada a l’abril del 2011).