Los sueños caen des de las estrellas,
ojos que miran con ilusión pequeños recuerdos
de nuestra primavera.
Aquella que vivimos entre los dos.
Despiértame cuando podamos atraparlos,
doce meses tiene un año,
siete vidas tiene un gato
y una sola vida donde compartirla a tu lado.
Por mucho tiempo no he querido ver la luz del día, 
el  alba ahora ha llegado,
en el momento de mi partida.

Los sueños caen des de las estrellas,
no intentes atrapar aquel que no te pertenece.
A veces no se si pensar,
si  realmente podemos elegir el nuestro,
y pienso si de veras yo elegí el mío.

Los sueños caen des de las estrellas,
pequeños recuerdos de nuestra primavera,
aquella que ahora hemos dejado atrás.
Si se marcha seguiré,
recorriendo las metas que logré.
Y entre ese gran nombre de sueños
que se encuentran en trozos de papel,
algún día lograré encontrar el mío.
Se que lo conseguiré.

Ojos que se cierran para sumergirme en la fantasía.
No logro ver el límite entre la fantasía y la realidad…
Noooooo…
Para mi no hay límite, sol es una escusa para irme,
quizás lejos,
quizás cerca.
Quién sabe.
Soy un chico que no distingue entre dos colores,
el color de tus ojos,
el sabor de tus pasiones.
Ahora nuestras fronteras se derrumban,
flores muertas me indican que es el fin,

Si te pierdes,
tu sabes que me perderé contigo.
Y quiero que sepas que solo quiero salvarte,
salvarte del olvido
y del frío de la calle.

 

Victor Manuel Hernandez
(de 17 anys i de Salt)