L’entranyable cara de la Luna

La Luna és l’ànima del bar Jordi, un històric bar sota les arcades del barri de les cases barates. Per a qui no s’hi fixa, sembla un bar de tota la vida amb una cambrera que hi porta anys però no, la Luna és xinesa i fa només un any que treballa en el bar! No obstant, ho fa amb un somriure tan encomanadís i una energia tan natural que es fa amb tots i tothom la vol un moment a la seva taula… Ara ens toca a nosaltres i ho gaudim!

Text i Foto:
Laure Duplay i Eva Bacardí

finestra-lunaQuan vas arribar a Salt?
Hace cuatro años que vivo aquí. Primero vino mi marido y después yo.

Com va anar?
Al principio no me gustaba nada. Me robaron seis veces la bicicleta. No trabajaba, solo lloraba. No entendía nada, no salía, estaba cerrada (s’abraça i acotxa el cap). No veía ningún chino, no están en la calle, siempre están trabajando. Poco a poco, he aprendido el español con un libro, sola en casa.

D’on sou, el teu marit i tu? Per què vau marxar?
Somos de Shanghái, de la periferia. Allá hay mucha pasta, pero nosotros no, no tenemos nada. Mi marido era policía local y yo trabajaba en una agencia de turismo. Pero no podíamos vivir bien. Todo es muy caro, para comprar una casa hacen falta 200 años. Y para tener un niño es muy caro, la escuela y todo.
No toda China es cara, pero Shanghái sí. Aquí es más o menos igual en todos lados.

Per què vau agafar un bar? I com és que tan de xinesos agafen bars per aquí?
¡Es lo más fácil! No es mucho dinero, pones el dinero solo para empezar y no es demasiado. Nos ayudaron las familias. Después se aprende rápido, en dos meses, sabes todo. Y la lengua no es tanto un problema.
Antes mi marido trabajaba en una fábrica pero aquí no tratan bien a los chinos, como no entienden la lengua… No se les da el paro o la seguridad social y, cuando bajan los salarios, primero bajan a los chinos.

Com heu après tot, pel bar?
Otros chinos de otros bares nos enseñaron, en pocos días, lo de la comanda, como se hace y todo. Un bar es fácil de llevar. No hay muchos gastos, la gente pide copas, cafés… Tienes que comprar cuando se te acaba y ya está.

Perquè heu conservat el nom del Bar Jordi?
Porque la gente ya conoce el nombre, quedan al Bar Jordi, ¿por qué vamos a cambiar? También hemos guardado la carta: hacemos patatas bravas, calamares, tortilla española. ¡Hemos aprendido con el ayudante de la cocina!
Què és el que més t’agrada d’aquí?
Me gusta mucho el clima. A Shanghái cuando hace frío, hace mucho frío. Cuando hace calor, mucho calor. Aquí se está muy bien.
Otra cosa de aquí es que la gente ayuda mucho, es simpática. (Ho diu amb un gran somriure que sí que desperta la simpatia). Si no sabes hablar, te sonríen, te ayudan. La gente se mira, se sonríe… En China, la gente está más cerrada y seria, muy seria. Yo tenía muchos amigos serios. ¡Mi marido es muy serio! ¡A mí me gusta reír!

I que trobes a faltar de Xina?
Allá es todo más fácil por el tema de la lengua, entiendo todo.

Per estar més a gust, no et voldries apuntar a classes de català?
¡Sí quiero! Pero no puedo ir por los horarios, no me van bien ningunas clases: o trabajo o estoy con mi hijo de 8 años.
Mi hijo sí que habla y entiende muy bien el catalán, pero lo de escribir no tan bien, hace solo 2 años que está aquí. Mi marido no habla ni el catalán ni el castellano. Trabajaba en una fábrica y no aprendió. Ahora con el bar, empieza a hablar un poco.
¿Os puedo preguntar una cosa? ¿Porque aquí hay dos idiomas? ¡Para mí es mucho dolor de cabeza!

(…!)
Esto de Cataluña y España… Al bar, ponemos el fútbol y un día, había España contra Italia. Al bar, gente y yo animábamos España. Entonces, un vecino enfadado me dijo que aquí no era España, ¡era Cataluña! Pero yo no entiendo porque se enfada, ¡yo no me quiero enfadar con nadie! Para el fútbol, la gente está muy cerrada, solo mira el Barça, no quiere mirar España.

A la Xina, això no passa?
Si, Taiwán se quiere separar también. Y hay muchas lenguas en cada región. Pero a la hora de aprender a escribir, todos aprendemos el mismo idioma, el mandarín.
No pasa nada pero no os enfadéis con nosotros. Yo solo trabajo aquí y quiero estar tranquila. No digáis que solo los catalanes son buenos. Aquí hay de todo, buenos y malos, aunque sean chinos, catalanes, moros, negros…

Amb qui et relaciones més?
Yo con mucha gente de todos lados. Tengo muchos amigos que me ayudan por la lengua, para todo… ¡Aquí, sin amigos, no vale nada!

 

 

REPÚBLICA POPULAR DE LA XINA

Capital: Pequín. Població: 1.339.724.852 (1r mundial). Àrea geogràfica: 9.596.961 km2 (és el 4t més gran del món).
Clima: a causa de la gran extensió, el territori es pot diferenciar en tres grans zones: la zona monsònica de l’est, on hi ha un clima humit; la zona seca del nord-est, on el clima és sec; i, al sud, a l’altiplà del Tibet, on el clima és fred.
IDH (Índex desenvolupament humà): 101, d’un total de 185 països.
Esperança de vida en néixer: 74,8 anys
Anys esperats d’instrucció per a un nen/a: 11,6 anys.
Població analfabeta: 8,8% (dades del 2012).
Idiomes oficials: Xinès mandarí.
Idiomes regionals principals: Com a llengües hi ha el tibetà o l’uigur. Es distingeixen 5 dialectes principals: mandarí, wu, min, yue i hakka.
Règim polític: és un estat comunista que es regeix políticament per un règim autoritari de partit únic.
Sobirania: l’1 d’octubre de 1949 Mao Zedong constitueix la República Popular de la Xina.
Moneda: renminbi (el nom comú utilitzat és iuan).
Economia: és la segona economia més gran del món. El creixement econòmic és tan ràpid que es creu que superarà a la nord-americana l’any 2016. L’èxit del creixement d’aquesta potencia es deu, bàsicament, a la fabricació de productes amb una mà d’obra barata, una bona infraestructura, la productivitat relativament alta i una política governamental favorable.
Usuaris d’Internet (per cada 100 habitants): 47,3%